COVID-19 | enfermedad infecciosa causada por el coronavirus 2 del SARS

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus 2 del SRAS (SARS-CoV-2), un virus estrechamente relacionado con el virus del SRAS.

Esta enfermedad es la causa de la pandemia de COVID-19. Las personas que contraen la enfermedad pueden tener fiebre, tos seca, fatiga (cansancio), pérdida del gusto o del olfato y dificultad para respirar. El dolor de garganta, la secreción nasal o los estornudos son menos frecuentes. En algunos casos, las personas pueden tener sibilancias, dificultad para respirar, tener menos glóbulos blancos o no tener hambre. En casos graves, la COVID-19 puede matar a las personas. El COVID-19 ha matado a más de cuatro millones de personas en todo el mundo. Algunas personas infectadas son portadoras asintomáticas, lo que significa que transmiten el virus sin que nadie sepa que están enfermas.

Los países con más personas infectadas son Estados Unidos, India y Brasil. El virus COVID-19 viaja de una persona a otra a través de las gotitas de aire.



 

Signos y síntomas

Síntomas de COVID-19

Síntoma

Gama

Fiebre

83-99%

Tos

59-82%

Pérdida de apetito

40-84%

Cansancio/fatiga

44-70%

Dificultad para respirar

31-40%

Toser con esputo

28-33%

Dolores musculares

11-35%

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, la COVID-19 hace que las personas se sientan mal de diferentes maneras, pero suele afectar a los pulmones. Las personas suelen toser y tener dificultad para respirar. También suelen tener fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor en los músculos o problemas para saborear u oler las cosas.

Según un estudio realizado en abril de 2020 por la Asociación Americana de Gastroenterología, la COVID-19 puede hacer que los enfermos vomiten o tengan diarrea, pero esto es poco frecuente. Dijeron que alrededor del 7,7% de los pacientes con COVID-19 vomitaron, alrededor del 7,8% tuvieron diarrea y alrededor del 3,6% tuvieron dolor en el estómago.



 

Nombre

En febrero de 2020, la Organización Mundial de la Salud anunció que había elegido un nombre para la enfermedad causada por el SARS-CoV-2: COVID-19, en sustitución del nombre provisional "2019-nCoV". "Co" es por "corona", "Vi" por "virus", y "D" por "enfermedad", y "19" por el año 2019. Dijeron que no querían que el nombre tuviera alguna persona, lugar o animal, como "Wuhan", porque entonces la gente podría culpar de la enfermedad a ese lugar, persona o animal. También querían que el nombre fuera fácil de decir en voz alta.



 

Cómo causa el virus la enfermedad

La parte expansiva de los pulmones, los alvéolos pulmonares, tienen dos tipos principales de células. Una célula, el tipo I, absorbe del aire, es decir, el intercambio de gases. La otra, el tipo II, produce surfactantes, que ayudan a mantener los pulmones fluidos, limpios, libres de infecciones, etc. COVID-19 encuentra un camino hacia una célula de tipo II productora de surfactantes, y la asfixia reproduciendo el virus COVID-19 en su interior. Cada célula de tipo II que es asesinada por el virus provoca una reacción extrema en los pulmones. Los fluidos, el pus y el material celular muerto inundan el pulmón, provocando la enfermedad pulmonar por coronavirus.

Los científicos examinaron los pulmones de las personas que murieron de COVID-19. Los compararon con los pulmones de personas que murieron de gripe A y con los pulmones de personas que murieron pero no tuvieron ningún problema con sus pulmones. Vieron que las células que formaban la piel de los vasos sanguíneos de los pulmones estaban más dañadas en los pulmones de los pacientes con COVID-19 y que había más coagulación de la sangre. La diferencia más importante que vieron los científicos fue que los pulmones habían empezado a crecer nuevos vasos sanguíneos. Fumar marihuana y tabaco y vaporizar puede dañar aún más los pulmones.

Otros órganos

Según los médicos y científicos de la Universidad de Columbia, el virus daña el interior de los vasos sanguíneos, lo que provoca la coagulación de la sangre. Los coágulos de sangre viajan por el cuerpo y pueden dañar el corazón, los riñones y otros sistemas. El virus también puede dañar los órganos por sí mismo. En los hospitales de la ciudad de Nueva York, el 50% de los pacientes con COVID-19 sufrieron algún tipo de insuficiencia renal. Los científicos dijeron que los riñones tienen muchos receptores ACE2, el mismo receptor que el SARS-CoV-2 utiliza para colarse en las células.



 

Efectos a largo plazo

Algunos científicos, por ejemplo Robert Stevens de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, están iniciando estudios para observar a las personas que se han recuperado de la COVID-19 para ver qué efectos tienen a largo plazo. Los científicos creen que las personas que tienen COVID-19 y no mueren podrían seguir teniendo daños pulmonares o cerebrales durante el resto de sus vidas.

Otros científicos vieron que el SARS-CoV-2 hacía que el cuerpo produjera menos testosterona, la hormona masculina, y consideraron que el SARS-CoV-2 podría causar esterilidad del mismo modo que las paperas y otros virus. Un hombre estéril no puede engendrar hijos de forma natural.



 

COVID-19 y la contaminación

Los científicos vieron que moría más gente por COVID-19 en lugares con grandes cantidades de contaminación atmosférica. Un equipo de científicos de la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg examinó la información sobre la contaminación atmosférica procedente de los satélites y las estadísticas sobre las muertes por COVID-19 en Italia, Francia, Alemania y España y vio que en los lugares con grandes cantidades de contaminación por dióxido de nitrógeno había más personas que morían por COVID-19. El dióxido de nitrógeno puede dañar los pulmones.



 

Transmisión y prevención

Hay muchas maneras de detener la propagación del COVID-19. Lavarse las manos durante 20 segundos o más ayudará a eliminar los virus. Intente no tocarse la cara -ojos, nariz o boca- con las manos sin lavar.

La gente debe mantenerse alejada de los lugares concurridos si puede, porque estar cerca de grandes grupos de personas puede propagar fácilmente el virus. De hecho, muchas organizaciones sanitarias afirman que la gente debe permanecer al menos a dos metros o 6 pies de otra persona.

Muchas personas utilizan mascarillas en público para evitar el contagio del virus, y así lo recomiendan países como China, Hong Kong y Tailandia. La mayoría de las mascarillas funcionan mejor para evitar que se contagie el virus a otras personas. Cuando las personas con el virus llevan mascarillas lo contagian a menos personas. Un estudio publicado en Cell demostró que llevar una mascarilla bajada para cubrir la boca pero no la nariz no era bueno. La gente suele respirar por la nariz y no por la boca. Los científicos descubrieron que las células de la nariz eran más propensas a tener el virus en ellas que las de la garganta. Por ello, según los científicos, exhalar por la nariz tenía más probabilidades de propagar el virus que exhalar por la boca, por lo que la gente debería llevar mascarillas que cubran la nariz.

Un estudio realizado en China encontró el virus en el semen de hombres con COVID-19. Los científicos se preguntaron si los hombres podían transmitir el COVID-19 a sus parejas en las relaciones sexuales.



 Máscara protectora  Zoom
Máscara protectora  

Pruebas y ensayos

Los expertos recomiendan hacer pruebas a las personas para detectar el COVID-19. Algunas personas pueden tener el SARS-CoV-2 en su cuerpo pero no sentirse enfermas de inmediato. Estas personas pueden contagiar el virus a otras.

Hay dos tipos de pruebas. Las pruebas virales muestran si la persona tiene el virus en ese momento. Las pruebas de anticuerpos muestran si la persona tuvo el virus y se ha recuperado desde entonces.

Un grupo de científicos de la Universidad de Hokkaido desarrolló una prueba de anticuerpos que podía detectar los anticuerpos de la gripe aviar en sólo 20 minutos. Dijeron que su prueba podría modificarse para detectar el SARS-CoV-2.



 

Medicamentos

El virus que causa la COVID-19 es nuevo para los humanos. Esto significa que no hay medicamentos que puedan impedir que las personas contraigan el COVID-19 o que puedan tratarlas si lo contraen. Los científicos están trabajando duro para inventar y probar nuevas medicinas. Algunos científicos están tratando de inventar una nueva vacuna que impida que las personas enfermen de COVID-19. Otros científicos están probando medicamentos utilizados para otras enfermedades para ver si esos medicamentos hacen que la gente enferme menos si se contagia de COVID-19.

Vacunas

En abril de 2020, el grupo Coalition for Epidemic Preparedness Innovations (CEPI) dijo que los científicos estaban estudiando 115 compuestos que podrían ser una vacuna. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., afirma que se necesitan 18 meses para probar una vacuna y asegurarse de que funciona y es segura.

En abril de 2020, los científicos de la Universidad de Pittsburgh dijeron que habían fabricado una vacuna, llamada PittCoVacc, y la habían probado en ratones.

Otro equipo de científicos dirigido por el Dr. Josef Penninger de la Universidad de Columbia Británica inventó un medicamento llamado APN01. Probaron el APN01 en tejido humano manipulado. Se trata de células humanas unidas para que actúen como una parte del cuerpo, pero no es un animal o una persona entera. Añadieron una proteína llamada "enzima convertidora de angiotensina soluble humana 2" (hrsACE2) y vieron que impedía que el virus se apoderara de las células. Llamaron a su hrsACE2 APN01.

A finales de abril de 2020, un equipo de la Universidad de Oxford dijo que había desarrollado una vacuna contra el COVID-19. Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos la probaron en monos rhesus y funcionó. Como ya habían estado trabajando en una vacuna contra un coronavirus diferente, tenían ventaja para trabajar en una para el SARS-CoV-2. Intentarían probar su vacuna en 6.000 personas para finales de mayo de 2020, y que su vacuna podría estar lista para que la gente la usara en septiembre de 2020.

En noviembre de 2020, dos empresas, Pfizer y Moderna, dijeron que sus vacunas habían completado algunas pruebas. Ambas tenían una eficacia superior al 90%. Ambas empresas solicitaron a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos el permiso para comenzar a administrar la vacuna a las personas. Tanto la vacuna de Pfizer como la de Moderna son vacunas de ARN mensajero que enseñan al cuerpo a reconocer el virus. Dicen que las vacunas de ARNm tardan menos en desarrollarse y fabricarse que las vacunas de proteínas o de virus completo.

Una mujer de 90 años de Irlanda del Norte fue la primera en recibir la vacuna de Pfizer el 8 de diciembre de 2020.

Interferón beta

Un estudio de una empresa británica llamada Synairgen demostró que algunos pacientes con COVID-19 leve que tomaban interferón beta tenían menos probabilidades de desarrollar COVID-19 grave y mejoraban más rápidamente. Los médicos administraron a los pacientes el interferón beta dejándoles respirar en un aerosol. El estudio se realizó en 101 pacientes, que no son muchos. Los científicos dieron a algunos pacientes interferón beta y a otros un placebo, un spray inofensivo pero vacío. Los pacientes de COVID-19 que recibieron el medicamento real tuvieron un 79% menos de probabilidades de desarrollar un caso grave. A partir de julio de 2020, los científicos están planeando probar el interferón beta inhalado en un estudio más amplio con 400 pacientes para ver si realmente ayuda.

A diferencia de la hidroxicloroquina, el interferón beta es un medicamento común. Dar interferón beta a los pacientes de COVID-19 no significaría quitarles la medicina a las personas con malaria o lupus.

Hidroxicloroquina

Algunas personas pensaron que la hidroxicloroquina, un medicamento que se administra a las personas con malaria, lupus y artritis, podría funcionar contra el COVID-19. Un estudio de China demostró que los pacientes con COVID-19 que tomaron hidroxicloroquina mejoraron más rápidamente, pero el estudio no fue revisado por expertos. Otros estudios realizados en Francia y China parecían mostrar que la hidroxicloroquina ayudaba, pero los médicos no compararon a los pacientes que tomaron hidroxicloroquina con los que no lo hicieron, por lo que no podían estar seguros de que era la hidroxicloroquina la que les ayudaba o si era otra cosa. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo que tomaba hidroxicloroquina y le dijo a otras personas que también la tomaran, pero el doctor Anthony Fauci, que forma parte del grupo de trabajo oficial de la Casa Blanca sobre el coronavirus, dijo que nadie podía saber con seguridad si la hidroxicloroquina funcionaba contra el SARS-CoV-2. En marzo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos permitió a los médicos administrar hidroxicloroquina y otro fármaco llamado cloroquina a los pacientes con COVID-19, pero en junio les dijo que dejaran de hacerlo. Para entonces, más estudios habían demostrado que los medicamentos no ayudaban mucho y podían dañar el corazón de los pacientes.

Remdesivir

Algunos científicos también piensan que el medicamento remdesivir, que se inventó como medicina para el Ébola, podría funcionar contra el SARS-CoV-2. El remdesivir funciona contra otros virus y ya ha sido probado en humanos, por lo que los médicos ya sabían que no perjudicaría a los pacientes aunque no los hiciera mejorar. Como los científicos ya sabían que el remdesivir era seguro, pudieron empezar a probarlo en humanos de inmediato.

Los médicos dieron remdesivir a algunos pacientes de COVID-19 por compasión, lo que significa que les dieron el medicamento porque no había otro tratamiento disponible. El 68% de los pacientes mejoró, el 13% murió y el 25% tuvo efectos secundarios graves. Pero como el estudio no tenía un grupo de control, lo que significa que estos pacientes no fueron comparados con otros pacientes de COVID-19 que no estaban tomando remdesivir, y como sólo 53 personas participaron en el experimento, los científicos deben realizar más estudios antes de poder estar seguros de que el remdesivir funciona.

El presidente y director general de la empresa que fabrica el remdesivir, David O'Day, dijo que el remdesivir podría funcionar mejor en algunos pacientes que en otros y pidió a los científicos que realizaran muchos tipos de estudios. El 3 de julio, la Comisión Europea aprobó el uso de remdesivir en los pacientes más enfermos de COVID-19.

Gilead Sciences, que fabrica el remdesivir, cobra unos 2.340 dólares por paciente, y acordó enviar la mayor parte de su remdesivir a Estados Unidos. En julio de 2020, el Controlador General de Medicamentos de la India aprobó la tercera de las tres versiones genéricas de remdesivir fabricadas por empresas indias. La más barata de ellas cuesta 4800 rupias por vial, o 64,31 dólares.

Anticuerpos

Algunos científicos dieron el SARS y el MERS a las llamas para que el sistema inmunitario de éstas produjera anticuerpos, o medicamentos naturales, contra esos virus, y encontraron algunos anticuerpos que funcionaron. En un estudio de mayo de 2020, los científicos dijeron que esto podría funcionar también con el SARS-CoV-2.



 Esta imagen muestra por qué es bueno lavarse las manos, y más aún durante esta pandemia. Si todo el mundo se lavara las manos, podría ayudar a que los médicos y otras personas que trabajan en salud y medicina tuvieran más tiempo para ayudar a la gente.  Zoom
Esta imagen muestra por qué es bueno lavarse las manos, y más aún durante esta pandemia. Si todo el mundo se lavara las manos, podría ayudar a que los médicos y otras personas que trabajan en salud y medicina tuvieran más tiempo para ayudar a la gente.  

La tasa de mortalidad actual de COVID-19  Zoom
La tasa de mortalidad actual de COVID-19  

 Zoom
 

Prevención y tratamiento

[icon]

Esta sección necesita más información.

Permanecer en casa cuando esté enfermo reducirá las posibilidades de contagio de COVID-19. Llevar una mascarilla y permanecer a 2 metros de distancia de la gente en público, lavarse las manos, usar desinfectantes y evitar las grandes multitudes cuando se está fuera, ayudará a prevenir el contagio del COVID-19.

La eficacia de la mascarilla depende del tipo de mascarilla que sea. Mientras que las máscaras como las quirúrgicas son efectivas, otras como la de cuello no lo son.

Las vacunas COVID-19, como las de Moderna y Pfizer, reducirán sus posibilidades de contraer el virus mortal. Vacunarse tiene una eficacia superior al 90%. Las personas vacunadas tienen una probabilidad mucho menor de ser hospitalizadas. Se ha comprobado que la vacuna de Johnson & Johnson de una sola dosis es un 66% eficaz para prevenir el COVID-19 dos semanas después de la vacunación. La vacuna de Pfizer puede ayudar a prevenir las variantes más mortíferas del virus, como la variante Delta.



 Mascarilla quirúrgica  Zoom
Mascarilla quirúrgica  

Más información

  • Wang D, Hu B, Hu C, et al. (2020-02-07). "Clinical Characteristics of 138 Hospitalized Patients With 2019 Novel Coronavirus-Infected Pneumonia in Wuhan, China". JAMA. 323 (11): 1061-1069. doi:10.1001/jama.2020.1585. PMC 7042881. PMID 32031570.


 

Páginas relacionadas

  • Abenomask (Una de las respuestas gubernamentales japonesas contra el brote)
  • Pandemia de COVID-19 en China continental
  • COVID-19 en Canadá
  • Pandemia de COVID-19 en Japón
 

Preguntas y respuestas

P: ¿Qué es el COVID-19?
R: El COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus 2 del SARS (SARS-CoV-2), un virus estrechamente relacionado con el virus del SARS.

P: ¿Cuáles son algunos de los síntomas de la COVID-19?
R: Las personas que contraen la enfermedad pueden tener fiebre, tos seca, fatiga (cansancio), pérdida del gusto o del olfato y dificultad para respirar. El dolor de garganta, la secreción nasal o los estornudos son menos frecuentes. En algunos casos, las personas pueden tener sibilancias, dificultad para respirar, tener menos glóbulos blancos o no tener hambre.

P: ¿Qué gravedad pueden tener los efectos de la COVID-19?
R: En casos graves, la COVID-19 puede matar a las personas. A partir de 2021 ha matado a más de cuatro millones de personas en todo el mundo.

P: ¿Existen portadores asintomáticos del COVID-19?
R: Sí, algunas personas infectadas son portadoras asintomáticas, lo que significa que transmiten el virus sin que nadie sepa que están enfermas.

P: ¿Qué países se han visto más afectados por el COVID-19?
R: Los países con más personas infectadas son Estados Unidos, India y Brasil.

P: ¿Cómo se propaga el virus de una persona a otra?
R: El virus COVID-19 viaja de una persona a otra a través de las gotas de aire.

AlegsaOnline.com - 2020 / 2022 - License CC3